divendres, 7 d’agost de 2009

Flashback 08

Mi primer laboratorio era una ONG, lo instalé en la habitación donde dormía al lado de la cama y junto al piolet Charlet Moser, los grampones Salewa, el casco de espeleología y los atributos de jefe Scout, se disputaban el espacio con una pelada bombilla roja de casa Alexandre. Las cubetas eran bandejas de carnicero y la ampliadora donación de un buen amigo que la tenía abandonada después de un curso por correspondencia. Le instalé un buen condensador, un tubo de sujeción de casi 3 metros apoyado en el suelo y unos ejes de film 120 para que no rayaran los negativos. Con ella podía ampliar sin problema hasta 50x60cm. y cada vez quedaba más sorprendido de la óptica Wil Willon de 75mm. que venía con la ampliadora, no añoraba componares ni componones, esto sí, si ampliaba mucho tenía que equilibrar el porta-negativos con papelitos y cartulinas, pero… tenía tiempo para aprender y con una pipa me hice amigo de la noche.