dimecres, 15 d’abril de 2015

La disparé hace 9.765 días


Conocer al director creativo o cliente en cualquier campaña publicitaria, catálogo, editorial… es básico. Disponer de información sobre sus gustos, preferencias, pasiones y aficiones inclusive las más oscuras y perversas ayuda, ya que dicha información, aunque pueda parecer raro, nos facilita (por ejemplo) saber si le complace una iluminación soft o dakr. Soy consciente de lo que afirmo, ya que puedo aseguraros que a lo largo de mi trayectoria profesional me ha sido de gran utilidad. 

La disparé hace 9.765 días y en ella se manifiesta que tipo de iluminación complacía al director creativo. Sabedor de eso, había trabajado con él anteriormente, no me molesté en equiparme con equipos de iluminación potentes y decidí aprovechar las partes más obscuras de mi estudio fotográfico de Gran Via de Barcelona para situar a la modelo y construir minuciosamente cada una de las tomas que debían ilustrar catálogo y puntos de venta. 

En mi estudio podía trabajar cómodamente con un tele de 300 mm f 2,8. Las prendas eran de velours negro y decidí usar film en B/N con tan sólo la iluminación de un gran ventanal interior de vidrio emplomado me daba una lectura de fotómetro de f 4 a 400 Asa. Opté por no apantallar y dejar que el fondo de la modelo se fusionara con el velours negro, el fondo de la imagen lo dejé a merced de los reflejos en el suelo que producía el ventanal de mi despacho que daba a un patio interior muy iluminado, para equilibrar el set posicioné a Teresa a modo de figurante que, muy desenfocada por la profundidad de campo, confería una atmósfera especial a la imagen. 

Trabajar a extremos siempre me ha gustado y cuando el riesgo es compartido, por el cliente, acostumbran a salir unas imágenes muy especiales que en circunstancias normales, el profesional, no las tomaría.