dimecres, 13 d’abril de 2016

La disparé hace 6.570 días


Hay directores creativos que son auténticos maestros en el arte de no definirse, de no concretar, de no aprovar… en definitiva: de quererlo todo. He trabajado con varios de ellos y a lo largo de los años aprendí que –su inseguridad les hace desearlo todo- por eso no hay que obligarles a definirse, simplemente uno tiene que hacerlo por él. Hay que seleccionar una de sus propuestas y apostar apasionadamente, entusiastamente... por ella. 

La disparé hace 6.750 días y éste es uno de los 12 originales fotográficos que realice en los tres días de sesiones encerrado en un plato totalmente pintado de negro com mi equipo habitual, una modelo, una bailarina de danza contemporánea y un sillón barroco. 
Las reuniones de pre producción fueron exhaustas y quizás gracias a eso las sesiones fueron más o menos relajadas, ya que todos sabíamos a que atenernos. Definimos la línea estética y conceptual de la campaña, pero no había ni bocetos, ni diseños previos de cómo serian los originales fotográficos de la misma, ya que nos pareció oportuno que el director creativo según inspiración, y en el mismo plató, fuera determinando que elementos incluir en cada original y yo adecuaría la iluminación para cada uno de ellos, manteniendo en todo momento las mismas pautas.

Trabajé con transparencia Ektachrome 100 y dos tipos de iluminación muy precisa para cada original: luz de flash para la modelo y luz continua para la bailarina que evolucionaba su danza detrás de la modelo. Todos los movimientos y posiciones se iban determinando en la construcción de cada original, buscando una estética en la que confluyeran el movimiento de la danza con la pose de la modelo, para ello tenía que determinar muy bien el momento del disparo a fin de armonizar las dos figuras y poder calcular la obturación de la Hasselblad en un solo click. Para controlar la temperatura de color filtré las dos iluminaciones a 5.500º Kelvin, con lo que podía mantener los tonos de la paleta de colores de la colección.