dijous, 18 de juny de 2015

La disparé hace 3.650 días


Hacía años que había tomado la decisión, puesto que la ciudad de Barcelona me ofrecía alternativas, de no disponer de plató ni equipos propios y trabajar en régimen de alquiler. Esto me permitía diseñar la sesiones fotográficas sin ataduras ni obligaciones, puesto que no estaba sujeto a utilizar material de mi propiedad y podia enfocar los trabajos libremente. 

La disparé hace 3.650 días y ella formaba parte de una selecta selección de prendas (de una amplia colección) destinadas a imágenes de gran formato para escaparates y promoción. 
Cuanto de menos dispones, más tienes que agudizar la creatividad y luchar para encontrar un enfoque positivo al hecho de enfrentarte a una situación no deseada por nadie. En determinadas circunstancias hay que analizar, estudiar, evaluar muy bien la partida (campaña publicitaria) y luchar hasta el agotamiento para convencer al cliente a que casilla o carta debe apostar, ya que un error en el momento de elegir puede ser tremendamente negativo para todos los jugadores. 

No eran tiempos fáciles y había que ajustar muy bien los presupuestos, pero como no quería renunciar a la base fundamental y al espíritu que deseaba respirara la sesión fotográfica decidí: quedarme con mis colaboradores habituales, seleccionar una buena modelo, prescindir del plató y buena parte del equipo de iluminación y trabajar en una casa en construcción (cedida gratuitamente) y un solo flash anular que apoyase la luz natural para obtener el máximo brillo posible de las aplicaciones doradas y tonos muy densos de las prendas a fotografiar.