dijous, 16 de juny de 2016

Nequa. Después de diez años

Necesité más de 55 SEGUNDOS para llegar hasta NEQUA, pero me sobraron para saber que sería un lugar muy especial para mi de entre todos los que amo de la Vall de Cardós en el Pallars Sobirà, Lleida. 

Descubrí este imponente, precioso, magnifico, sugestivo… paraje de alta montaña, a medianos de los ochenta en compañía de Teresa y de mi perrita collie Dinka. Acudir a él me reportaba paz, sosiego, placidez y serenidad; en su silencio podía reflexionar, recapacitar, analizar… sobre el enfoque de mis proyectos. Durante muchos años fue un refugio al cual acudir, ya que en momentos de enorme complejidad parecía que paseando por Nequa cualquier decisión era más fácil de tomar. Puede que hubiera un ápice de no desear compartirlo –no lo sé-, pero hasta el año 2006 no le dedique a Nequa un proyecto en formato de libro. 

Después de diez años sin regresar a Nequa hace escasos unos días, acudi a él acompañado de Cinto Gabriel (coautor) del Hotel Cardós y libro en mano lo recorrimos junto a Teresa, buscando aquellos arboles que yacen recostados en tierra a merced de la lluvia y los vendavales y que fueron los auténticos protagonistas de Viatge a Nequa. Algunos han mutado, y mucho, otros sin embargo parecen haber soportado prácticamente impertérritos el paso de las tormentas e inclemencias de la alta montaña propias de Nequa. 


De todas las imágenes que he podido localizar la correspondiente a la portada y página 51 diria que es una de las que ha permanecido más inalterable. 


Para las página 56 y 57 el buen amigo Narcís Comadira creo especialmente el poema Filferrada que dice así. 

És fosc. I vas a les palpentes 
i penses que és un prat per on et mous, 
perquè sents olor d’herba. 
Vols una mà que et meni 
i no hi ha mans. 
I topes amb un arbre 
i penses: és un arbre. S’està quiet. 
Té l’escorça rugosa 
i et fas mal a la cara. 

(Monstres, absurds, fugiu! 
Fuig, xarxa de fantasmes!) 

Corres. La filferrada 
de nusos afuats, 
impenitenet, se’t clava. 
Tot tu sagnes memòria. 

Narcis Comadira 


Aunque llevo cerca de 30 años subiendo a Nequa y alojándome en el hotel Cardós propiedad de la família Gabriel –y que ahora Cinto Gabriel regenta- ésta ha sido la primera vez que hemos subido para disfrutarlo juntos. Como no podía ser de otra manera Nequa nos recibió con gran majestuosidad, ya que lucia esplendorosamente hermoso con sus galas de primavera. 

Algunas imágenes del libro Viatge a Nequa en el que colaboraron veintidós escritores entre ellos: Josep Vallverdú, Narcís Comadira, Pep Coll, Ferran Rella, Antoni Dalmau, Miquel Pueyo...  AQUÍ.