dimarts, 7 de març de 2017

La disparé hace 7.770 días


Creo que ya he mencionado en otras ocasiones que no todo es técnica en la fotografia y que hay otros aspectos muchos más importantes que a menudo los fotógrafos olvidan y, quizás, los centros de formación también. Puede que la formación de los jóvenes fotógrafos, al igual que la formación en general, necesite una revisión y/o actualización. 

La disparé hace 7.770 días y ella corresponde a la campaña de la línea lady de la empresa Lassere que realizamos en el plató de luz natural de Dayligth de Barcelona. Los que me conocen saben que soy un firme defensor de la importancia que tiene seleccionar convenientemente a la modelo, y que jamás hay que escatimar esfuerzos en convencer al cliente de cual es la mejor y la más adecuada para vestir sus diseños. 
Hay modelos que son muy buenas, pero no les pidas nada que se salga de su registro, ya que no sabran dártelo. Contratar a Ingrid Walin fue un gran acierto, pues, ella, como se podia ya apreciar en su “ book”, tenia una larga lista de registros que aportaron a las sesiones fotográficas todo aquello y más de lo que buscábamos y esperábamos de ella. 

Si el encaje de agendas lo permite me gusta que un mismo equipo de profesionales trabajen para un mismo cliente, ya que suele crearse una cierta complicidad que favorece extraordinariamente los resultados y, también, a decir verdad es más cómodo, ya que todos sabemos que gusta y que no gusta al cliente y hasta donde podemos forzar la máquina para que éste acepte la propuesta final, pues todo buen profesional tiene la obligación de intentar que el cliente camine hacía nuevos horizontes y se abra a nuevas tendencias. 

Buscaba una imagen limpia, fresca, pulcra, con un cierto toque de: desenfado, atrevimiento, descoco…, pero sin artificios ni engaños y por eso consideré idóneo un fondo blanco impoluto, pues éste me ayudaba a reforzar el lenguaje estético-conceptual que se quería dar a la campaña ya que, de mutuo acuerdo con el diseñador gráfico, habíamos acordado que “el blanco” sería parte determinante en el catálogo y campaña publicitaria. 

Para disponer de una luz equilibrada y continua cuando trabajas en un plató de luz natural, debes disponer de un equipo de iluminación de apoyo, pues es obvio que la luz solar evoluciona a lo largo del dia. Opté por proyectores Fresnel HMI con filtros white difusión, que me permitían regular fondo y modelo con una luz suave y total en el plató para moverme libremente en los puntos de vista. Trabajé con la Hasselblad 500 C con ópticas de 80 y 150 mm. con film Kodak T Max 100 de Blanco y Negro. Por todo el planteamiento de la sesión, fue uno de los trabajos que más buenos recuerdos y resultados han quedado en mi memoria profesional. 

Imágenes reproducidas del catálogo Lasserre.