dimecres, 24 de maig de 2017

La disparé hace 9.855 días


Fotografiar por encargo a veces puede ser tan creativo y gratificante como el hecho de hacerlo para uno mismo, pues a mi entender el secreto está en la aptitud que adoptemos nosotros. 

La disparé hace 9.855 días y ella fue una de las imágenes, sobre la que se cimentó la campaña “Espejismos” dirigida por Santi Anglada, director creativo, de la agencia de publicidad SCACS. No era la primera vez que Santi me confiaba la realización de los originales fotográficos de las campañas publicitarias sobre las que él tenia pleno poder de decisión, ya que la complicidad entre ambos para construir originales únicos, singulares, paradigmáticos…, nos conducía a desarrollar conceptos y estéticas que aportaran creatividad y excelencia a los mismos. 

En mi primera reunión, Santi, me comentó que quería basar la campaña en el fenómeno espejismo y que debíamos encontrar un escenario sui géneris para realizarla. Trabajamos duramente para convencer al cliente y agencia que si hablábamos de (*) espejismo debíamos realizar las tomas fotográficas en un escenario out de donde suele fotografiarse, habitualmente, una colección de medias. De los múltiples lugares que propuse y analizamos, finalmente, optaron (cliente y agencia) por aprobar la opción de viajar a Marruecos. 

Mientras Teresa, directora de producción, se centraba en todos los aspectos logísticos yo me centre en la preparación de la parte fotográfica-técnica, pues cuando uno sale de su zona de “confort” es mejor no olvidarse nada, ya que cualquier error en el planteamiento puede complicar el desarrollo de las sesiones fotográficas. 

Con el objectivo aprovechar al máximo los días, ya que queríamos huir de los lugares tópicos y turístico de Marruecos para adentrarnos en aquellos más desconocidos, como parte del Atlas entre otras, propuse que adaptáramos un autobús, para trabajar en ruta a modo road movie, donde todos y cada uno de los miembros del equipo tuviéramos nuestros elementos de trabajo a mano (la ropa perfectamente planchada y colgada en la parte trasera del autobús; la mesa y espejo para el maquillaje-peluquería fijada; los equipos fotográficos siempre guardados en un mismo sitio… y así cuando localizáramos un emplazamiento que encajara con el concepto de la campaña, simplemente tuviéramos que detenerlo, preparar a las modelos, fotografiarlas y seguir hasta el próximo. 

Sabia como había estructura el trabajo y en consecuencia adecue el equipo fotográfico. Conocía bien donde íbamos a trabajar, por mis anteriores visitas a Marruecos, y por eso doble todos los equipos que consideré imprescindibles (cámaras, óptica, fotómetros….). Me decidí por equipos Nikon, transparencias Ektachrome 100, nada de luces y sí diversas y variadas pantallas reflectoras. 
Debo decir que el planteamiento fue un gran éxito, la colaboración de Jamal (a pesar de repetir continuamente que estábamos locos) que no se separó de nosotros en ningun momento, facilitándonos la accesibilidad en algunos lugares y la comunicación con los lugareños fue básica e imprescindible para ejecutar mi propuesta de trabajo. 

Imágenes reproducidas del catálogo Glory.

La moda también es un espejismo. Cuando nos damos cuenta que existe, ya ha desaparecido. 

Un espejismo es un contraste. Una ruptura con el paisaje. 

Un espejismo puede ser elegante. Estilizado. Lleno de armonía. Silencioso.

* ESPEJISMO. m Fenómeno óptico debido a la reflexión total de la luz, en virtud del cual pueden verse cosas, objetos,… o personas que nos seducen y nos atraen. Fig. ilusión.