dimarts, 10 d’abril de 2018

LITA CABELLUT EN LA FUNDACIÓ VILA CASAS


Si en menos de 55 SEGUNDOS no habéis sido seducidos, atrapados y cautivados por la obra de Lita Cabellut, que puede suceder, no os agobiéis. Tomaros el tiempo necesario para que ésta vaya adentrándose en vosotros, ya que estoy convencido que terminareis atrapados por esa artista de carácter fuerte, libre, determinada, apasionada… y desvinculada de las directrices que suele imponer el mercado artístico. 

Lita Cabellut (1961. Sariñena). De origen gitano, fue adoptada a los 13 años y de la mano de su nueva familia catalana se acerco a la cultura. En una visita al Museo del Prado descubrió su pasión por la pintura. Ella se declara una enamorada de Rembrandt, Goya, Ribera y Velázquez, pero en su obra también se refleja el estudio de otros grandes maestros de la pintura como Durero, Rubens, Zurbarán, Van der Weyden o Rafael. Su amor por el arte la llevó a los 19 años a Amsterdam, para estudiar en la academia “Gerrit Rietveld”, donde descubrió que lo suyo eran los retratos. 

Trabaja en lienzos de grandes dimensiones; su paleta de colores –muy estudiada y personal- es intensa y temperamental; las composiciones aunque cuidadas y clásicas denotan una fuerza instintiva y impulsiva. Daniel Giralt-Miracle habla que su modus operandi le recuerda, en cierto modo, el acting painting de Pollock, pues Lita no tiene en cuenta condicionamientos de ningun tipo y se rige por unas energías internas personales. 







Fotografías tomadas en la "Fundació Vila Casas – Espais Volart” de Barcelona que acoge la exposición “Lita Cabellut. Retrospective”.