dimarts, 20 d’octubre de 2009

Perros de caza

Luís López Navarro escribe en el libro La caza del lobo congelado del fotógrafo Ricardo Cases. “Un coto de caza no es un monte salvaje donde aún quedan venados: es un espacio privado y vallado donde se crían venados y se les da de comer todo el año. Cuando llegue la temporada de caza, el urbanita vendrá de la ciudad en su todoterreno con asientos de cuero en busca de su experiencia”.
No voy ha caer el la tentación de abrir un debate sobre “la caza”, pero si que quiero hacerlo sobre los perros de caza ¿ qué pasa con ellos finalizada la temporada ? puedo asegurar que, en la mayoría de los casos, les espera un año encerrados en jaulas sin pisar el campo que tanto asían y sin que nadie preste atención a sus aullidos. Esto siempre y cuando hayan sido buenos en la cacería sino su futuro es …