dilluns, 27 de maig de 2013

Flashback 197

Circular por las pistas de la selva tropical en época de lluvias no es nada agradable, ya que encuentras tramos en un estado lamentable, llenos de barro por los que el Land Rover a pesar de su tracción 4x4 en determinadas ocasiones se ve impotente para seguir avanzando y precisa de la fuerza humana para evitar volcar o simplemente progresar y salvar dichos tramos. 
Fueron etapas muy pesadas, ya que cada pocos metros debíamos bajar para empujar el Land Rover quedándonos pingados de barro hasta arriba y con la esperanza de que en breve la pista mejorase. 
En ocasiones los propios nativos nos ofrecieron su ayuda para sacar el vehículo del barro y puesto que era tan habitual y normal esta situación, al lado mismo de la pista (en según que tramos) había algún que otro tronco de árbol, talado, que anteriormente se usó como palanca para rescatar otros vehículos que como nosotros se había hundido en el barro hasta los ejes. En alguna ocasión tuvimos que usar el tractel manual sujeto a un buen árbol y accionando la palanca, centímetro a centímetro desencallar el Land Rover-.