dilluns, 24 de juny de 2013

Flashback 201

Cuando acampábamos en los poblados solíamos generar expectación, mayormente entre los niños, en un de ellos tuvimos que estar durante un par de días hasta que el herrero local pudo repararnos una pieza del Land Rover, y puesto que la aglomeración a nuestro alrededor era tan agobiante, especialmente durante el desayuno, -no por hambre, sino por curiosidad- decidimos marcar un perímetro con las motos, y así podíamos prepararnos nuestro pan con tomate y atún más o menos tranquilos. Los niños iban aumentado en número a medida que avanzaba el día y las motos ya no nos servían o sea que marcamos un circulo en el suelo y encargamos a uno de los niños influyentes en el grupo, que cuidara de que nadie podia entrar en él sin haber negociado antes el motivo. 

Aprovechando la relación que establecimos con los niños nos dedicamos a grabarles entrevistas, con un casette Philips a los estudiantes más avanzados que junto con las Polaroids en B/N íbamos enviando al equipo base en Igualada para que los distribuyera a los medios de comunicación. 

Nuestros envíos de material gráfico para la premsa era regulares, pero desde que habíamos entrado en Zaire nuestro equipo de apoyo en Igualada no había recibido noticias nuestras en muchos días. Supusieron que estábamos en apuros o perdidos y movilizaron a través del Sr. Juan Antonio Samaranch al Comité Olímpico Internacional para que nos buscaran, aunque de esto nosotros no nos enteramos hasta llegar a Ruanda.