dimarts, 17 de desembre de 2013

Flashback 226

En nuestra ruta hacia Mombasa en la costa índica no dejaron de cruzar la pista a todo velocidad o remoloneando en ella, diferentes especies de animales obligándonos a una conducción extremadamente cuidadosa, ya que apenas atendían a los posible toques de advertencia sonora. Hasta Mwatate no tuvimos una buena carretera que, paralela a la línea férrea, nos conduciría hasta Mombasa a través grandes extensiones cultivadas. 

El tren que va de Mombasa al lago Victoria se empezó a construir en 1879 por el ingeniero Preston, llamando al impensable proyecto el ferrocarril lunático. El objetivo de los ingleses, en este proyecto, era una via de comunicación por un territorio salvaje para desplazar los productos comerciales de Uganda al puerto de Mombasa. Las dificultades de Preston hasta que finalizó el proyecto en 1901 fueron inmensurables. Reclutó 300 coulies de la India al iniciar la obra, llegando a tener 6.000 personas trabajando en la via. En zonas como Tsavo era habitual que los leones atacaran y se le comían a los obreros –el director Stephen Hopkins se inspiró en estos hechos para la película “Los demonios de la noche” con Michel Douglas y Val Kilmer-. En los tramos ya construidos, en algunas estaciones los leones y leopardos se pasearan por los andenes, entraban en las casetas de los jefes de estación atemorizándoles e incluso atacándoles. Los elefantes le movían las vías y descarrilaban los trenes, los Masai y los Kikuyus les robaban el cable del telégrafo para hacerse abalorios, el calor, las lluvias, la mosca tsé-tsé, la viruela, paludismo… hacían estragos entre su personal sin olvidarnos de las flechas de los Wachaggas y las lanzas de los Masai con que eran atacados, aquello si que fue una aventura. 
A nuestro paso, 63 años más tarde, los trenes circulaban con normalidad a pesar de las viejas locomotoras victorianas de vapor de la East African Railways, conectando el interior de África con la costa índica y aunque en su primera etapa transportaba mucho marfil, en la actualidad eran mercancías y pasaje siendo un eje principal en las comunicaciones de Kenia.