dijous, 11 de febrer de 2016

Julio 1984 / Julio 2015

En la presentación de mi libro de autor “DIAGONAL 3.650 DIES DESPRÉS” en Barcelona le comentaba a Manel Úbeda, que tubo la amabilidad de ser el conductor del acto, que a diferencia de él, yo hasta este libro jamás había incluido la ciudad de Barcelona en mis proyectos personales, ya que siempre había utilizado a ésta, simplemente, como fondo para mis imágenes de moda o publicitarias. 
Sabía que había seleccionado el edificio de “La Caixa” de la Avenida Diagonal como fondo para la portada de la revista “Hogar y Moda”, pero he necesitado algo más de 55 segundos para recordar en que año la disparé y, así, poder acceder directamente al original sin necesidad de buscar en todo en el departamento de -editoriales y reportajes en prensa publicados- de mi archivo. 


Julio 1984. Imagen correspondiente a la portada de la revista “Hogar y Moda” y reportaje central “Marino. El color del invierno” con la modelo Isabelle de Agency Group de Barcelona. 
A la editora de moda de la revista de entonces, Maria Casanovas (nada fácil de complacer), le entusiasmó la idea que le propuse de trabajar en la azotea del Corte Ingles de Diagonal para tener los edificios colindantes como fondo en los originales, al situarnos a esa altura obteníamos una visión diferente y novedosa de esta zona de la Diagonal. El fondo de la imagen es de una de las torres de “La Caixa” la misma que la escultura TERRA I FOC del artista Joan Gardy Artigas (1983) tiene también como fondo según desde donde se la observe.


Juliol 2015. Imagen realizada para mi libro “DIAGONAL 3.650 DIES DESPRES” de la escultura abstracta TERRA I FOC, de quinze metros de altura y ochenta toneladas, encargada -después de rechazar por demasiado cara la propuesta de Eduardo Chillido- por “La Caixa” en el año 1983 al artista Joan Gardy Artigas, hijo del ceramista Josep Llorens Artigas y colaborador en la ejecución del trabajo vanguardista en cerámica que en los años cincuenta exploró Joan Miro
Tomé la fotografia, como todas las que contiene el libro, desde el coche, circulando por el lateral de la Avenida Diagonal disminuyendo al máximo la velocidad, dada la escasa densidad de tráfico, hasta encontrar el punto idóneo