dimarts, 27 de desembre de 2016

La disparé hace 6.265 días


Teme a los clientes que acostumbran a pedirte que les fotografies adjetivos, ya que éstos son muchos más complicados de fotografiar que los substantivos o los verbos. 

La disparé hace 6.265 días y ella forma parte de la colección de campañas fotográficas realizadas a lo largo de mi trayectoria profesional a las cuales he sido partícipe en su construcción, ya que muchas son la veces en que el director de arte sólo te habla de conceptos intangibles, esperando que tú le aportes las dosis necesarias y precisas para que aquello etéreo / virtual que él tiene en su cabeza tú lo transformes en real, palpable, físico… 
El “tiempo” era el eje principal de la campaña publicitaria; el producto los relojes; la marca POTENS WORLD TIME y el cliente la Industrial Martí Relojería, empresa familiar fundada en 1954 con sede en Barcelona o sea, en conclusión, que debía realizar una sesión fotográfica para una campaña de relojes, donde no habría, en primer plano, ningún reloj, ya que el director creativo decía -con toda razón- que un reloj: lo fotografías en modo bodegón (un clásico); lo fotografías (en formato retrato) con la mano, del modelo, cerca de su cara y luciendo un reloj en la muñeca o te arriesgas e innovas. 

Optamos por la tercera vía y nos arriesgamos. Decidimos situar la modelo sentada en un caballito de un tiovivo, ya que, así, las vueltas que el tiovivo da sobre su mismo eje las enlazábamos con a la vueltas que dan las manecillas del reloj. Y el tiempo, ese tiempo pretérito o futuro del que cualquier reloj nos informa, lo representaríamos mediante las imágenes capturadas durante los segundos que el tiovivo consume en dar una vuelta completa sobre si mismo. Como la campaña era para Navidad y Reyes a fin de acentuar su look festivo resolvimos fotografiarla de noche, ya que la iluminación del tiovivo nos era favorable y la oscuridad del fondo también. Acordamos que vestiríamos a la protagonista de fiesta y que ésta debería transmitir: alegria, complacencia, bienestar, felicidad… 

Con la propuesta aprovada por parte del cliente; aceptada la modelo presentada; confirmado el equipo de colaboradores; localizado el tiovivo con caballitos clásicos y alquilado, me centré en la parte más técnica de la sesión fotográfica. 

Estudié el punto de vista y el tipo de movimiento que daría a las imágenes, ya que cada una de ellas formaría parte de un espacio físico en la esfera de un reloj. 
Monté una pasarela elevada paralela al tiovivo, por la que me desplazaría, disparando la cámara, siguiendo el movimiento circular de los caballitos y la modelo. Durante la sesión fotográfica -en más de una ocasión mis asistentes me evitaron una caída espectacular, ya que mientras andas rápido, de lado, de noche, concentrado en la captura de la imagen… lo más provable és perder la visión espacial del suelo cuando miras por el visor de la Nikon-. 
Opté por emplear únicamente la propia iluminación del tiovivo, que por su baja temperatura de color me daría tonos dorados y calientes, que maticé con un Filtro Wratten 82A. Empleé transparencia Ektachrome 100 Asa y la Nikon F3 con óptica Nikor de 35-70 mm. de f2,8 que me permitía encajar los rápidos encuadres, y disparando con distintas y muy controladas obturaciones lentas, transcurrió una larga, intensa y dura sesión fotográfica. 




Potens World Time.- Imágenes del catálogo y punto de ventas.