dijous, 6 d’abril de 2017

La disparé hace 10.150 días


Una buena manera de soportar la presión que los clientes suelen ejercer sobre nosotros los fotógrafos –muchas veces fruto de su inseguridad- es centrarse en conocerlos a ellos y al producto que hemos de fotografiar. 

La disparé hace 10.150 días y ella formó parte de la campaña publicitaria destinada al lanzamiento de la nueva línea de corsetería bautizada con el nombre de “Warner’s. After Nine” realizada con un tejido de terciopelo sumamente. glamuroso, chic, suave, terso, ligero, agradable al tacto... y extraordinariamente adaptable a cuerpo femenino, factor importantísimo en cualquier prenda interior femenina. 

La agencia de publicidad insistió mucho en la importancia de la modelo, ya que la futura compradora debía poder identificarse y verse reflejada con ella, pues la campaña de marketing e imagen iba dirigida única y exclusivamente a ellas, la futuras compradoras, o sea las mujeres y, en consecuencia las imágenes debían transmitir algo de sensualidad, mucha confortabilidad y estilo…, pero en ningun momento debían acercarse ni tan siquiera bordear un ápice de sexualidad ni erotismo. 

Concluida la reunión con los altos directivos de la agencia y habiendo tomado nota de todas sus exigencias, mientras, Teresa Jové jefa de producción se centraba en el casting y aspectos logísticos habituales de cualquier toma fotográfica, yo me centré en el análisis, estudio, investigación y posibilidades de usar en las tomas fotográficas un nuevo material sensible de “Transparencia Polariod B/N”, ya que su textura final me ayudaba a reforzar la textura del tejido de terciopelo con que estaban confeccionadas las prendas -parte importante de la notoriedad de la campaña-. No me fue fácil convencer al director creativo, pero finalmente, y después de mucho insistir accedió, ya que como una de las más destacadas características del film era el revelado de éste en el mismo plató, justo después de haberlo disparado, en caso de no satisfacernos a ambos, siempre podríamos acudir al uso de cualquier material sensible de corte clásico, bien fuera transparencia o negativo blanco y negro. 

La modelo, Valerie, seleccionada fue un gran acierto, ya que no sólo da el target perfecto sino que su registro expresivo ante la cámara fue mil veces superior al que ya se podía intuir en su magnífico book

Cuando inicias una sesión fotográfica en los primeros disparos ya ves el resultado de la misma, Valerie tenía un cuerpo casi perfecto, más su principal característica, como profesional, era su interpretación de los sentimientos y actitudes, con el movimiento de los brazos y posicionamiento de sus largas manos cumplía perfectamente mis indicaciones, lo que condujo la sesión a obtener un gran número de originales muy buenos. 
El resultado de la campaña en los medios se tradujo que, en cada inserción se utilizaron distintos originales, a cual de ellos mejor, obteniendo unos resultados excelentes en la promoción del nuevo producto. Trabajé con la Nikon F3 con una óptica de 135 mm f 2 y el nuevo film “Transparencia Polaroid B/N” de revelado instantáneo, iluminé con un sólo punto de luz, con un Hazyligth Broncolor que me permitía resaltar el tejido velours de las prendas y potenciar el suave contraste y tono especial del film Polaroid.