dijous, 3 d’agost de 2017

La disparé hace 4.945 días


No dejes que un cliente este incómodo en una sesión fotográfica, si el presupuesto te alcanza elige el plató más cool de la ciudad, ya que puedo asegurarte que eso repercutirá positivamente en el trabajo. 

La disparé hace 4.945 días y en seguida me percaté que la elección de la modelo Anika Makay había sido un autentico acierto, pues una breve charla al inició de la sesión fue más que suficiente para que su acting se adaptara perfectamente al estilo y look que el cliente deseaba. 
No me cansaré de repetir una y otra vez que el casting es una parte muy importante y que hay que prestarle mucha atención, ya que si erramos en la elección del modelo, dad por seguro que os habréis complicado la sesión fotográfica. 

Quien os asegure que las sesiones en un plató de luz natural son fáciles y sin complicaciones, técnicamente hablando, miente, ya que las imágenes realizadas en ellos por mucha apariencia de naturalidad, casualidad, improvisación… que den, como el rey Sol manda sobre nosotros y por muy contradictorio que pueda parecer suelen ser sesiones muy técnicas, intensas… y, también, altamente creativas. 

Para disponer del control sobre la luz solar, la mejor opción es disponer del apoyo de un Spot fresnel HMI fleeker free de 4 o 6 KW diferentes pantallas reflejantes blancas y negras, algún Hollywood y banderas negras para cortar o suavizar luces, filtros correctores de temperatura de color, ceferinos y un buen equipo de colaboradores, porqué trabajando con luz continua, no puedes perder demasiado tiempo por el recorrido solar y todo el equipo debe estar implicado al máximo. Trabajé a pulso con la cámara Hasselblad 201 F con una óptica planar f2 de 110mm. que me daba la perspectiva correcta para la modelo y dimensiones del plató de luz natural. El material sensible utilizado fue negativo color.