dilluns, 22 de novembre de 2010

Flashback 68

Con dos compañeros y un Renault 4L nos aventuramos por el más cercano de los países lejanos, Marruecos, decidimos conocer su variedad y riqueza con unas pocas pero intensas semanas de vacaciones: las ciudades imperiales, Fez Meknés y Marrakech, el Atlas y la zona de las cashbas hasta el Rizani, la puerta del desierto. Este sería mi primer contacto con el país Alauita y el continente africano que me fascinó visitándolo posteriormente en diversas ocasiones.


Fotografiaba todo lo que se movía delante de la cámara hasta que mis compañeros se mosqueaban de tantas fotografías, pero aprendí que fotografiar sin sentido, sin un planteamiento u objetivo establecido podía no tener significado, eran buenas fotos de vacaciones pero no tenían profundidad narrativa ni informaban de nada concreto. Además entendí que un viaje con amigos que no les interesa demasiado la fotografía poco o ningún concepto se podía desarrollar, ya que carecía del tiempo y reflexión necesaria para desarrollar un buen tema.


En resumen fue positivo, y me incitó a conocer más países y civilizaciones del continente.