dilluns, 20 de desembre de 2010

Flashback 72

En la fiesta de San Antonio Abad también asistían las fuerzas de orden público para bendecir sus monturas y animar el recorrido con el sonido de sus bandas montadas. Era habitual la presencia de la patrulla rural de la Guardia Civil local, que visitaba las masías recorriendo caminos y senderos de la comarca con los caballos y el Mauser hasta que les facilitaron motos de montaña.


El Escuadrón de Lanceros de la Policía Nacional, los “grises”, que con sus monturas y largas porras nos hacían correr en las manifestaciones, como si de un cuadro del pintor Casas se tratara, aquel día mostraban cara amable.


Las autoridades del momento los invitaban a participar y los espectadores los observábamos con un cierto recelo, sin demasiado agrado y manteniendo una distancia por lo que representaban.