dimecres, 7 de novembre de 2012

PROXIMIDAD

Metido de lleno en la preparación del nuevo ciclo de talleres que desde Passanant FOTO estamos ultimando para 2012-2013 y centrado, concretamente, en la estructuración conceptual y logística del taller CONSTRUCCIÓN DE UN PROYECTO FOTOGRÁFICO COLECTIVO donde el eje básico y principal es el de formar un grupo de trabajo, comisariado y dirigido por mi mismo, que profundice y desarrolle el concepto PROXIMIDAD desde un enfoque fotográfico con el objectivo de crear una narrativa fotográfica común, en formato de exposición, desde la individualidad. 
Analizando las posibilidades que ofrece el termino PROXIMIDAD de pronto me encontre buscando cuales habían sido mis diferentes proximidades a lo largo de mi trayectoria fotográfica y debo decir que creo que han sido muchas y varias sobre las que he trabajo. Algunas han llegado ha tomar forma de proyectos, series, libros y exposiciones otras (visionadas actualmente) creo que debería darles una oportunidad.




La serie LA ROSA fue mi primera proximidad. En FICCIONS ni siquiera salí del hotel. Durante mi residencia en Barcelona el METRO-SUBWAY fue otra de mis proximidades y el video MIRANDO COMO CAE LA NIEVE es una de las últimas. 


PROXIMIDAD.- La palabra proximidad da cuenta de la cercanía tanto en el espacio como en el tiempo de algo o de alguien; muestra el trayecto espacial o el periodo temporal que separa acontecimientos o cosas y manifiesta las diferencias evidentes entre distintas realidades que tienen lugar en un mismo espacio. 
Proximidad es un término que mayormente se emplea para referir cuán cerca se halla un lugar de algo o de alguien, el concepto de proximidad se encuentra en estrecha vinculación con otros como: vecindad, cercanía, frontera, contigüidad, linde, distancia… los cuales pueden ser empleados como sinónimos del término o viceversa. 
Cada uno de nosotros vivimos diferentes proximidades y el enfoque para fotografiarlas dependerá de muchos factores, pero básicamente lo determinará el lugar de residencia actual, ya que no hay proximidad más autentica y real que la que encontramos, tropezamos, ignoramos, descubrimos, nos sorprende, inquieta, atemoriza, ilusiona… en el transcurrir diario y cotidiano. 
Hagamos que los paisajes, lugares, espacios, objetos, situaciones, personas… invisibles a la mirada fotográfica, a menudo por demasiado cercanos, formen parte de una narrativa fotográfica en clave de proximidad. Agudicemos nuestro ojo fotográfico tan activo -normalmente en situaciones extremas y ubicaciones lejanas- para ver aquella imagen que está aguardándonos al salir de nuestra casa o puede que incluso dentro de ella. Elijamos una sola de nuestras proximidades y centrémonos en construir con ella nuestra propuesta de proximidad dotándola de un discurso fotográfico estético y conceptual.