dilluns, 4 de febrer de 2013

Flashback 183

La ruta de Baboua a Bouar y Bosembélé cruza por un territorio verde semi montañoso con pequeños poblados entre los cuales hay muchas circulación de nativos a pie. 
Una constante a lo largo de nuestro viaje fue ver a los niños con juguetes confeccionados a mano de manera muy precaria que emulaban a vehículos a motor como coches, camiones… y que ellos tiraban de un cordel, aunque los más mañosos se los construían a tamaño suficientemente grande para poder usarlos montados en él. Eran autenticas piezas de ingeniería popular con volante y ruedas de algún desguace; con estructura de madera y frenos incorporados. 

Al llegar a Bangui la capital de RCA, a orillas del caudaloso rio Oubangui, teníamos prevista una visita a la compañía barcelonesa Ebra Safaris propiedad del Dr. Andreu, que organizaba cacerías cinegéticas selectivas de grandes mamíferos autorizadas por el gobierno. Mientras el responsable de la compañía nos estaba mostrando las instalaciones, y encontrándonos en una habitación llena de piezas de marfil enormes, cuyo peso medio, por unidad, estaba alrededor de 50 Kgrs., embaladas y etiquetadas para ser enviadas a los correspondientes cazadores, justo cuando me disponía a fotografiarlas, irrumpió un alto funcionario del gobierno con una orden de expulsión del país, para los miembros extranjeros de dicha compañía, en menos de doce horas- . El director de Ebra Safaris, abrumado, cabreado y visiblemente nervioso nos comentó que ésta era un práctica muy habitual, cuando la compañía estaba instalada i funcionando, expulsaban a los directivos y así se quedaban con todo su material y propiedades, sobra decir que la visita concluyó inmediatamente.