dilluns, 13 de setembre de 2010

Flashback 58

Con la bonanza económica y el incremento de población de los 70 comenzaron a planificar urbanizaciones en el extrarradio de la ciudad. Sant Jaume de Sesoliveres era una ermita derruida casi en su totalidad a pocos minutos del casco urbano, donde se comenzó a construir una selectiva escuela y algún que otro chalet.

Mi afición fotográfica era cara, todos mis ingresos se destinaban a ella y no rechazaba aquellos trabajos que alegraban por poco tiempo mis bolsillos.

Destinaba a la fotografía todos mis ingresos y no rechazaba aquellos trabajos que alegraban por poco tiempo mis bolsillos. Me encargaron la imagen para promocionar la nueva urbanización de Sant Jaume de Sesoliveres, promocionar un espacio baldío a las afueras de la ciudad exigía de una “imagen” y acepte el reto fotográfico.

Tras el análisis tuve claro que no podía utilizar la imagen real por su decrepitud, más era lo único que se erguía en aquel espacio. Decidí utilizar la técnica lith de juntar un positivo y un negativo, casándoles bien y con unas hojas transparentes de poliéster entre el emparedado, saqué un contacto con la prensa de vació. Moviendo en círculos una bombilla en el cuarto oscuro, así obtuve la “imagen” que ilustró toda la campaña de la promoción urbanística.

En la actualidad la ermita está totalmente reconstruida y la lujosa urbanización está al completo.