dilluns, 27 de setembre de 2010

Flashback 60


Esta imagen hoy puede sorprendernos pero a principios de los 70 podía ser habitual en lavaderos públicos o en pequeños riachuelos.

La caja de madera para arrodillarse, las piedras planas para restregar la ropa, el cubo de la ropa que luego se extendería en los arbustos para secarla eran elementos imprescindibles para la colada. Estas fotografías las tome un fin de semana que realizaba una ruta a pie cerca del pueblo de Carme, en el la comarca del Anoia, con un alto índice de población inmigrante. Me sorprendió ver que el espacio estaba habilitado para varías lavanderas -preguntando a las mujeres- afirmaron preferir este proceso porque, según ellas, la ropa quedaba mejor a pesar de la dureza del mismo.