dilluns, 11 d’octubre de 2010

Flashback 62

Con la bonanza económica de los 70 las ciudades crecían y el campo se despoblaba. Los núcleos urbanos recibían inmigración rural y de otras provincias del Estado, el suelo empezó ha incrementar su valor y los edificios crecían en altura, se potenciaban bloques de viviendas sociales y todo el mundo empezó a desear un piso nuevo pagado a plazos con las hipotecas y prestamos al 17 por ciento.


Algunos centros urbanos de ciudades, como Igualada, tenían pocos terrenos para construir, y su expansión tuvo lugar en terrenos de los municipios vecinos. La población inmigrante se estableció en los barrios limítrofes a Igualada construyendo sus casas, mayoritariamente, durante los fines de semana y, ladrillo a ladrillo fueron emergiendo las casas que configurarían un anillo de diferentes barrios alrededor de el núcleo de Igualada ciudad.


Como fotógrafo me interesó documentar este crecimiento urbanístico; en una de mis habituales actualizaciones de los archivos, me sorprendió el gran edificio que se construía -en unos terrenos algo alejados del núcleo de población existente- en el barrio de “Can Barraqueta” rompiendo el skyline del barrio.

Busqué un punto de vista al que pudiera incorporar el paisaje colindante como referencia de situación geográfica para poder tomar la imagen, y a lo largo de los años me ha servido para analizar y tener referencia del crecimiento de la ciudad y el barrio, que en la actualidad tan sólo les separa la fina línea del río Anoia.