dilluns, 13 de febrer de 2012

Flashback 132

El itinerario nos llevaba al ex Sahara español donde la pista bordeaba unos grandes acantilados sobre el Océano Atlántico. El espectáculo de ver batir las olas sobre el desierto no se me olvidará nunca y aún menos la imagen de un gran buque encallado en la costa y partido en tres trozos con que nos encontramos. El Monte al Tube de la naviera Aznar se vió arrojado a la costa sahariana por una gran tormenta a la que no sobrevivió, y allí permanecía erguido, herrumbroso, con las escalerillas pendiendo de su borda por donde los marineros lo abandonaron primero y los saqueadores abordaron el pecio más tarde. La naviera que no disponía de imágenes del buque agradeció que le facilitara una amplia documentación fotográfica del sorprendente estado de su abandonado buque. 

Aquellos días eran convulsos en Dahora, el puesto fronterizo con Marruecos, el rey Hassan reclamaba derechos territoriales sobre el Sahara español y los ánimos en ambas partes de la frontera estaban exaltados por la inminente “marcha verde” que se estaba gestando. En el puesto fronterizo sólo había unas casetas y un pequeño muro que no media más de 50 centímetros de alto y unos 7 metros de largo, donde los Guardias Civiles aduaneros discutían con un nativo que transportaba un camello en un viejo Lan Rover descapotado, nosotros lo cruzamos sin ningún problema, únicamente nos advirtieron que -nada de fotos- no fuera que pudiéramos facilitar información militar al enemigo. Todavía hoy, al recordarlo, me pregunto ¿sobre qué se podía informar? no había nada, el puesto estaba ubicado en una llanura que hasta donde te alcanzaba la vista era la más absoluta representación de nada.