dilluns, 10 de setembre de 2012

Flashback 162

En ciudades / poblados más o menos grandes solíamos encontrar artesanos que ubicados en pequeñas habitaciones a pie de calle o en patios desarrollaban su trabajo. Los tejedores solían ser un claro ejemplo del artesano: utilizaban telares de madera muy simples y rudimentarios, con unas piedras mantenían tensa y sujeta la base del tejido y con los pedales, abrían o cerraban las capas de hilo por donde pasaban los husos de madera con los hilos de distintos colores que iban presionando para dar consistencia al tejido con una especie de peine de madera. Era frecuente que las piezas de madera móviles del telar estuvieran esculpidas con imaginería tradicional, la figura que en sus brazos sostiene el rodamiento por el que pasan los hilos era quizás la mas común de todos, ya que pude verla representada en diferentes países por donde pasamos. 

En este viaje me sorprendieron muchas cosas, pero diria que la gran habilidad, ingenio, imaginación y destreza con que las mujeres se colocan sus tocados fue una de las que más, y debo admitir que lograron interesarme hasta el final de este mi primer viaje por el África negra y en posteriores. Este tipo de telas no se estampan en África son de importación, y los Países Bajos son, o entonces eran, los distribuidores de ellas por todos los mercados africanos, grandes o pequeños.