dilluns, 11 de març de 2013

Flashback 188

En nuestro itinerario habíamos cruzado varios cursos fluviales con toda suerte de barcazas y climatologia. En Bangassou debíamos cruzar el caudaloso rio Oubangui que a la vez es frontera con Zaire, pero antes de llegar al embarcadero debíamos sellar los pasaportes y carnets de pasaje en douanes de los vehículos en la comisaria de la policia, situada en un pequeño recinto con una valla al lado de la pista, a unos pocos quilómetros del rio Oubangui. El interior de la comisaria era de un color verde indescriptible, con dos mesas instaladas en un amplio espacio donde podria escucharse música autóctona procedente de una radio. El comisario que se mostro amable, pero en un tono –que no admitía un no por respuesta- nos invito a bailar unos pasos al son de la música que sonaba, por suerte nuestro poco estilo y falta de ritmo –que le arrancaron ruidosas carcajadas- declinaron cualquier insistencia. Mientras estábamos en plenas clases de baile local el corneta llamó a retreta, acto de arriar bandera, inmediatamente todos en posición respetuosa aguardamos que concluyera el acto, pero en medio de éste un vehículo cruzo, a buena velocidad, la pista –el comisario de repente sacó la pistola disparo al aire y con potente voz mandó detener y hacer retroceder al vehículo hasta su presencia- el conductor del coche, un misionero, aguantó con gran paciencia los gritos y reproches del comisario de porque no se había detenido ante el acto de arriar la bandera. 
Ante tal situación, espero que entendáis, que no me atreví a sacar ni una sola fotografía del lugar y de los hechos, y tan pronto tuvimos los papeles debidamente fsellados partimos hacía el embarcadero. antes de que cambiase de humor.