dilluns, 9 de setembre de 2013

Flashback 212

Tanzania con unos 14 millones de habitantes entonces, es uno de los países africanos con más fauna salvaje en su territorio sean o no parques nacionales. Alemania en 1889 declaró como protectorado los vastos territorios que, presionado por los ingleses, el sultán de Zanzibar cedió al kaiser, iban desde los grandes lagos al Oeste hasta la costa indica al Este, limitando al norte con Kenia y al Sur con el río Rowuna. Este vasto territorio de 937.972 kilómetros cuadrados fue llamado Tanganika hasta que Alemania lo perdió después de la Primera Guerra Mundial. 
Es productor de café, algodón, tabaco, té… tiene minas de hulla, oro, diamantes, tungsteno, estaño… y con una buena industria alimenticia, pero su bien más preciado es la fauna salvaje, sus parques nacionales y el turismo. Éste se inició con los safaris de caza mayor que ahora se han sustituido por fotográficos. 
Sus idiomas son el swagili y el inglés. El swagili tiene nombres muy sonoros para la fauna, como: punda milia para la cebra; tembo para el elefante; kifaru para el rinoceronte; simba para el león, safari para el viaje… a las motos de la expedición las llamaban pikipiki
Así que con las pikipiki al atravesar la sabana, después de dejar Biharamulo, nos acercábamos imprudentemente a los grandes mamíferos africanos, actuación que fuimos corrigiendo a medida que se nos pasó la explosión de adrenalina de toparnos con esos magníficos animales en plena libertad y sin ningún tipo de control de los guardas forestales, pues entrábamos en los parques por rutas totalmente inusuales al turismo.