dilluns, 10 de febrer de 2014

Flashback 232

Cuando pasamos por Etiopia el país estaba inmerso en la primera, al menos conocida por occidente, etapa de lo que sería una de las grandes hambrunas africanas que en las provincias de sur limítrofes con Kenia y Somalia era donde se manifestaba con mayor fuerza. 
El árido territorio entre las zonas de Sidamo y Gemu-Gofa presentaba una escasa vegetación que la tala de los pocos árboles existentes acentuaba aun más, éstos eran transportados a hombros por los nativos, durante largos recorridos, hasta llegar al punto de descargarlos, desmenuzarlos y emplearlos como combustible. 
Los pastores con fusil al hombro custodiaban sus escasa pertenencias y viajaban con toda su familia a la busca de emplazamientos más favorables para su paupérrimo ganado. 
Algo más al este, en la frontera con Somalia, Etiopia mantenia un tensa relación con su país vecino dominado por los señores de la guerra. Las fronteras no siempre son en la realidad tan estrictas como las dibujadas en los mapas, y para las guerrillas suelen ser elásticas y permeables, lo que en más de una ocasión te acarrea algún que otro encuentro no deseado. Respiramos con calma a partir de Yabello donde la ruta era algo más poblada.