dimarts, 25 de febrer de 2014

Flashback 234

Al llegar a Addis Abeba situada a 2.400 metros de altitud me sorprendió el aspecto cosmopolita del centro urbano de la capital y la convivencia con el entorno semi rural existente fuera del núcleo central de la cuidad. Meroé la primera capital etíope, situada entre la 5º y la 6º catarata del Nilo, descubierta en 1.821 fue fundada en el 5.580 antes de Cristo por el rey Sheba II, nieto de Kush, hijo de Can y tataranieto de Noé. Como símbolo de los orígenes reales de los etíopes una gran escultura del León de Judá presidía la principal avenida de Addis Abeba. 

La religión católica-copta se manifiesta en sus iglesias y monasterios, la gran cantidad existente de ellos, en épocas pasadas, explica la enorme cantidad de documentos antiguos pertenecientes a dichos enclaves religiosos. Tuve la ocasión, que no desaproveché, de comprar unos antiguos pergaminos escritos en Guezé y ilustrados donde se relatan desde antiguas técnicas de curación a oraciones para salvar el alma o describen pasajes religiosos; miden 2 metros de largo por 12 centímetros de anchos y se guardan enrollados para facilitar su transporte.