dilluns, 15 de març de 2010

Flashback 32

Los lavaderos públicos estaban asociados a una fuente que manaba sin cesar y eran un territorio de uso exclusivo femenino. La lavadora automática liberó a la mujer de esta dura tarea, del frío y el cargar la ropa mojada en grandes cubos de cinc hasta lugares soleados donde secarla.
Esta imagen podría ser uno de los últimos lavaderos públicos que en 1972 todavía funcionaba, una imagen cotidiana en aquellos años y que el tiempo, por suerte, la ha convertido en documento histórico.