dilluns, 30 d’agost de 2010

Flashback 56

La ciudad de Igualada tiene un término muy limitado y está circunstancia siempre ha impulsado el crecimiento de sus poblaciones vecinas como Vilanova del Camí pegada a sus lindes. Como las distancias prácticamente no existían entre ambas poblaciones muchos se desplazaban a pie y para ahorrar algunos cientos de metros, optaban por la línea recta que ofrecía la vía del Carrilet que, descuidada en su mantenimiento, pasaba por una angostura del terreno con un pequeño pero bien trillado sendero utilizado por los caminantes, a los que más de un susto y accidente provocó el paso del ferrocarril de vía estrecha que unía Igualada con Barcelona.