dilluns, 5 de desembre de 2011

Flashback 122

La ciudad crecía, se expandia por su exiguo termino municipal, y las casas empezaron a construirse en terrenos de antiguas escombreras que bordeaban la riera de l’Espelt... El barrio de Fátima ocupo mayoritariamente estos terrenos con sus humildes construcciones muy cerca del barranco y con una pésima comunicación con la ciudad de Igualada. Los niños jugaban a verter escombros con sus camiones de plástico al extremo del barranco imitando a los mayores hacían lo mismo arrinconando y cubriendo así los huertos de la vereda de la riera de l’Espelt. Con estas imágenes intentaba concienciar de la necesidad de una buena comunicación, integración, relación ecológica… del barrio y la ciudad, que actualmente por fortuna ya existe. 
La fotografia durante muchos años ha sido sinónimo de verdad, donde los fotógrafos recogíamos y capturábamos realidades para mostrarlas a un público que accedia a ellas sin necesidad de desplazarse, constituyendo una especie de memoria que denunciaba aquello que muchos no querían, o no sabían ver.