dilluns, 19 de desembre de 2011

Flashback 124


La recuperación de tradiciones populares nos condujo a un grupo de artistas entusiastas a construir durante los fines de semana “el Drac d’Igualada” para donarlo al bestiario de la ciudad y que éste actuara de abanderado abriendo los “correfocs” de las fiestas tradicionales con el consecuente fuego y tronar de la pólvora mientras bailaba entre la multitud expectante. Tal cual se ve en la imagen, el día de su estrena su ferocidad no era menoscabo para los más pequeños que esperaban encantados su actuación en la plaza. Sus actuaciones no se limitaron tan solo a Igualada sino que viajó por muchos de los “correfocs” de Catalunya incluido él de la Mercè de Barcelona, no en vano los dragones también vuelan.