dilluns, 31 de desembre de 2012

Flashback 178

La ruta por la que transcurríamos quedaba evidenciada por una frondosa pared verde, casí impenetrable, a ambos lados de la pista, con la que los nativos compartían camino con los escasos vehículos que circulaban por ella. Después de dejar Bakebe, me sorprendió encontrarme andando por la pista a una joven que vistiera falda de rafia, y aunque entonces no lo sabía fue la única que vi y fotografié. La joven andaba a paso vivo, descalza manteniendo en equilibrio sobre la cabeza un pequeño y liviano paquete y en sus manos a modo de ofrenda (así me los imagine yo) unas pequeños verduras comestibles. El volumen que la falda conferia a su figura y el ritmo de su marcha, acentuado por el movimiento de la falda de rafia, hizo que no pudiera resistirme a tomarle una fotografía, aunque para ello tuviera que suplicar la detención del Land Rover. Debo decir que la joven siguió impasible su camino sin hacerme el más mínimo caso.