dilluns, 20 de gener de 2014

Flashback 229

En Nairobi tuvimos que solucionar ciertos temas burocráticos relacionados con los visados de Etiopia y Sudán, pero como a mi pasaporte se le habían agotado las páginas tuvimos que acudir a la embajada española para que me expendieran otro pasaporte. El problema surgió cuando, según el embajador, no podia expedirse un pasaporte nuevo si el viejo estaba vigente y sin caducar. Después de mucho discutir, parlamentar, negociar, suplicar… se me ocurrió que podríamos grapar un nuevo pasaporte al agotado, anular éste y dar validez al nuevo, ya que se sobreentendía que el motivo de dos pasaporte grapados era la falta de páginas en el primero. No muy convencido el embajador dio el plácet, pero el encargado de expedirlo no parecía dispuesto ha hacer algo tan extravagante, por lo que tuve que convencerlo, si él me facilitaba el nuevo pasaporte y los sellos correspondientes, me lo haría yo mismo, y él no incurriría en ninguna falta. Durante años viajé con este doble pasaporte grapado expedido en Kenia y como los aduaneros no sabían muy bien a que atenerse me miraban raro, pero jamás tuve problemas, aunque evidentemente eran otros tiempos. 

Papeleos solucionados salimos de Nairobi dirección a la cordillera Aberdare donde está el monte Kenia que con sus 5.202 metros es el segundo más alto de África, situado en territorio kikuyu, para pasar después de la población de Isiolo en plena zona de la étnia Samburu, donde la carretera deja de serlo y la verde vegetación esconde los primeros poblados, hasta que de golpe las hojas verdes se convierten en espinas y la tierra se vuelve polvo rojo hasta la frontera con Etiopia.