divendres, 31 de gener de 2014

La disparé hace 9.590 días


Fotografiar campañas de publicidad, en mi caso, no siempre ha sido sinónimo de realizar exactamente el boceto aprobado por el cliente; bien al contrario, pues lo que mayoritariamente se me pedía era que aportara creatividad al mismo. 
El código que recibí para la realización de la campaña de medias (de la imagen que presento) fué –una imagen con piernas perfectas y súper largas, donde no se identifique ningun target de mujer, ya que debe cubrir un amplio sector de público objetivo-, hasta aquí ningún problema, pero cuando me presentaron el boceto percibí que habría problemas con las pose de la modelo, cosa muy habitual, al menos por aquel entonces. Los dibujantes solían alargar los cuerpos de los personajes a su conveniencia (ahora ya no dibujan bucean en google y copian) y era sumamente difícil hacerles entender que el tamaño de éstos, en la realidad no daban para todo lo que ellos habían dibujado en el boceto. 
Acordamos que la modelo estaría sujetada por la cintura por las manos de un atleta manteniéndola en el aire, sin que los pies tocasen el suelo y para darle mayor armonía y textura a los cuerpos, trabajaríamos en B/N. 
Los casting de piernas suelen ser complicados, pero asumibles si dispones de un buen equipo. En esta imagen lo más importante era como sujetar a la modelo, ya que el atleta no debía levantarla de verdad, puesto que si así lo hiciera la presión de sus manos deformaria su cuerpo. 

La disparé hace 9.590 días, y para hacerlo monté un soporte aéreo trapezoidal con dos escaleras a 2,50 metros del suelo, colgando a la modelo suspendida a pocos centímetros de éste, sujetándola por las axilas con unas bridas de escalada almohadilladas, permitiendo así al atleta escenificar la acción de que estaba levantándola, pero en realidad todo el esfuerzo lo hacia ella, ya que él simplemente la rozaba. 
Iluminé el fondo gris con un cañón HMI de 6.500ºK equipado con accesorios “Gobos de Sombras” que me permitían modelar las zonas oscuras donde integrar al atleta con el fondo y el suelo, ya que en estas zonas oscuras era el espacio donde debían estar la piernas de la modelo. Para iluminar a los personajes trabajé con proyectores spot Fresnel 3.200ºK de distintas potencias, ya que su tono de luz rojiza aclaraba la piel y, al igual que en el fondo, me permitían modelar y controlar la luz. La cámara Hasselblat 500 ELX con óptica de 120mm y f 8 mantenia una profundidad de foco perfecta; la película Ilford FP4 de 120 me ayudaba en el tono y contraste. El punto de vista, muy importante siempre que fotografiemos piernas, más o menos alto en función de la óptica para alargar las piernas de la modelo. 
Todo se ensayó antes de las tomas fotográficas, ya que una vez iniciadas éstas debían ser rápidas y concisas, puesto que sabía, que ambos modelos no aguantarían demasiado tiempo. Anna Larr, la modelo, colgada de las axilas y posando con las piernas y Ramon Feijó, el atleta tensando los músculos de sus brazos pero sin presionar nada. Ambos quedaron exhaustos por las diversas versiones y posiciones que realizamos, pero, también, contentos por el resultado. 
Durante mucho tiempo el equipo recordó esta sesión: Ana y Ramon por las agujetas que tuvieron durante días y el resto por la satisfacción que produce lograr el objetivo.