dilluns, 7 de març de 2011

Flashback 83

Con el carnet de prensa de la revista Fórmula, tenía acceso a todo el circuito y boxes del Gran Premio de España de Fórmula 1 en el que Emerson Fitipaldi y Jaquie Stewart se disputaban los primeros puestos del campeonato. En aquella época circular por los boxes era como una especie de excursión campestre con efluvios de gasolina, nada que ver con la actualidad que todo está muy controlado: secretismos mecánicos; pulcritud de trabajo; estética ambiental; equipos uniformados; digitalización de procesos mecánicos… aunque las centésimas de segundo también contaban.

Podías deambular entre los mecánicos y pilotos que ajustaban los bólidos a pleno sol y con un gran embudo llenaban el tanque de gasolina o cambiaban fluidos mecánicos mientras cámaras, fotógrafos e invitados terminábamos de completar el circo mediático.

No resultaba nada anormal encontrar una hoja de bloc pegada con un adhesivo en una barra de seguridad de los fórmula, con las indicaciones y reglajes de puesta a punto que el ingeniero proporcionaba a los mecánicos, mientras al lado, no muy lejos, se amontonaban neumáticos nuevos y usados que algún mecánico con torso desnudo apilaba en un aparente desorden, controlado por alguna novia que dejaba pasar horas muertas a pleno sol.

Resultaba excitante moverse entre esta amalgama de situaciones y te sentías privilegiado por estar formando parte de ello como fotógrafo. Estar a un metro de los pilotos más rápidos del mundo, era una sensación que luego intentaba emular mientras conducía mi Citroen dos caballos que sólo alcanzaba los cien cuesta abajo y con viento favorable, experimentando las fuerzas “G” con el bamboleo de las curvas.