dilluns, 21 de març de 2011

Flashback 85

Siempre he practicado todo tipo de deportes de montaña: alpinismo, escalada, espeleología, travesía o simples excursiones a pie. Cada uno ha tenido su época álgida y en todos ellos me he desarrollado con una cierta notoriedad local, impulsando la práctica y conocimiento a muchos otros.

Las autoridades competentes, en un momento determinado, potenciaron la práctica deportiva en general invitando a los ciudadanos a competir o simplemente ejercitarse en algún deporte. El país no pintaba nada en el panorama internacional y se decidió incitar a las bases, el pueblo, a comprender que “mens sana, corpore sano” era lo mejor que podía hacer esta sociedad emergente que sólo pensaba en trabajar y progresar. Diversas corporaciones locales, a modo de estímulo, instituyeron la fiesta del deporte que fue consolidándose hacía un reconocimiento a la dedicación y esfuerzo en todas las especialidades deportivas.

Los organizadores de la fiesta local, el Bisemanario Igualada, con el que colaboraba asiduamente, me encargaron obtener unas imágenes representativas de todos los nominados que optaban al reconocimiento ciudadano. Fue una experiencia gratificante y enriquecedora el contactar con personas de diferentes edades y niveles sociales que tenían un punto en común -pasión, cada uno en su especialidad, por el deporte-.